Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Revolución Fluorescente

Yo Sueño

NUEVOS CAMINOS

Te habrás dado cuenta, si ya conocías el blog, de las pocas entradas que hay. No, no es un fallo en Matrix. He eliminado la mayor parte de ellas. La razón es simple: He decidido transformar las casi cien entradas que he escrito a lo largo de ocho años en un libro. Espero que más pronto que tarde pueda anunciar aquí que mis escritos son una realidad que puedes adquirir en una librería o a través de internet. De momento me estoy dedicando a retocar esas entradas, a buscar financiación y alguien que quiera editar mi proyecto. Por lo tanto si has llegado aquí buscando una entrada concreta o por la recomendación de alguien, te pido paciencia. 

Si no lograse mi objetivo volveré a colgar las entradas tal y como estaban. Mientras tanto, sigue buscando. Hay muchos supervivientes como yo que utilizan internet como forma de comunicación y asociaciones que estarán encantadas de ayudarte si lo necesitas. 
Gracias por tu visita.


"Todo poder humano se forma de paciencia y de tiempo"
Emerson (1803 - 1882) Poeta y pensador estadounidense.

UNA SESIÓN DE TERAPIA

Soy yo de adulta, en la actualidad. En mi sueño es mi casa, pero tiene una “habitación oculta” dentro del salón. La puerta está abierta, sale luz del interior. Y yo estoy ante esa puerta mirando a una niña de unos siete años que está dentro y con la que voy a librar una batalla. Es pequeña, pero extrañamente tiene cabellos de vieja, la melena de una mujer de edad avanzada, larga, ondulada, revuelta, despeinada, en un color mayormente grisáceo por las canas que empiezan a imponerse al color original. Un cabello que en pocos años será completamente blanco.

EL ÁRBOL DE LA VIDA


Perteneces a una familia. Alguien de esa familia abusa de ti, y después del abuso existe otro abuso, el de los “silenciosos” el de aquellos que miraron hacia otro lado, el de los que internamente reconocen que no hicieron lo suficiente, y su conciencia les está llamando. 

LOLITA Y LA JUSTICIA

¿Conoces la historia de Lolita? No, no me refiero a la película de Kubrick –que también- sino a la novela de Nabokov. Partiré de la base que, en mi opinión, esa novela es la historia de un abuso sexual infantil escrito desde el punto de vista de un pedófilo. (Punto de vista que ninguna versión cinematográfica ha tenido en cuenta) De hecho la acción del libro se inicia así, con el descubrimiento de un manuscrito escrito por un hombre, Humbert, que confiesa abiertamente estar obsesionado con una niña de doce años hasta el punto de casarse con su enlutada madre sólo para tener acceso a la niña. Una niña cuyas defensas ya habían sido diezmadas antes por un muchacho del campamento de verano que también abusó de ella. Así lo refleja la novela.

CINCO AÑOS

Es Domingo por la mañana, abro los ojos. He tenido un descanso reparador. La persiana está levantada, aún me da miedo la oscuridad, despertar sin poder ver nada a mi alrededor y no he conseguido romper ese temor, pero durante el sueño ya no hay pesadillas ni sueños inquietos. Las noches de verano incluso soy capaz de dormir destapada y prácticamente desnuda. Y mi pareja duerme junto a mí y me abraza. No siento miedo. Incluso me agrada que me acaricie y sus manos recorran mi cuerpo atrayéndome hacia si para acurrucarnos. Ya no temo nada de él, y lo sabe.

CERRANDO CÍRCULOS

Primer círculo:

Hace 21 años acordé con mi padrino ir unos días a la casa del faro donde viví mi niñez, esta vez junto a mi nueva familia: mi marido y mi hijo. Habían pasado diez años desde que fui por última vez, pero mis padrinos seguían ocupando la casa, esta vez por turnos, ya que sus familias también habían crecido y ya no era posible que los cinco hermanos y yo nos juntásemos como cuando era pequeña. Yo había sido madre el año anterior y volver al faro fue muy gratificante. Mi bebé tenía catorce meses cuando se puso en pie sobre la arena de aquella playa y mi gran recuerdo fue ver a mi niño dar sus primeros pasitos inseguros, avanzando hacia mí con los bracitos abiertos esperando a que yo le cogiera si titubeaba.

SALTO AL VACIO

Tres años ya. Parece que fue ayer cuando hablaba con mi amigo Vili para que me echase una mano en la mastodóntica tarea (así lo veía yo) de abrir un blog. Y aquí estoy un año mas en la lucha contra mis demonios internos que quiero creer que son cada vez mas pequeños, menos importantes, mas insignificantes.

Me he acostumbrado en esta fecha a hacer un repaso de lo vivido en el año, de los logros conseguidos, de las pequeñas batallas ganadas. Y si en el primer cumpleaños no era consciente de los cambios, y en el segundo aniversario ya empecé a reconocer las mejoras, en estos últimos doce meses, tengo la sensación de haber cogido carrerilla y ahora ya no hay quien me pare. O al menos esa es la sensación que tenía ayer por la tarde.

UN DIBUJO CONTRA EL ABUSO

Estos son días especiales. Para la asamblea de la ONU, el día 20 de noviembre es el Día Internacional del Niño. Desde hace unos años, el día anterior a esa fecha, el 19 de noviembre, se ha fijado por muchas ONG como el día para la protección en un campo muy especifico de la infancia: Los Abusos Sexuales Infantiles. Y en base a esa fecha, el año 2012 se me ocurrió una iniciativa muy personal que llevé a cabo desde mi pequeño rincón del mundo y que transmití por las redes sociales, principalmente Facebook y Twitter. La idea era que la gente cambiase su avatar, esa imagen o foto que nos identifica como nuestro perfil, por un dibujo animado de la niñez durante ese fin de semana, ya que el 19 de noviembre caía en lunes.

LA MUÑECA



Pertenecía a una de mis Madrinas “menores”. Tenía la cabeza y las manos de plástico blando, el resto del cuerpo era de trapo. Su pelo era castaño, con un gorro a juego con el vestido de flores color chocolate. Sobresalían de detrás de las orejas dos largas trenzas con lazos amarillos. Estaba siempre cerca de su cama, formaba parte de la decoración de su habitación junto a otra muñeca también de trapo, pero mucho mas grande que colgaba de la pared sobre la que estaba apoyado el mueble.

Me gustaba esa muñeca. Debe ser de los pocos juguetes “para niñas” que disfruté realmente. Recuerdo pedírsela para jugar con siete u ocho años. Utilizaba el revistero de mimbre como cuna porque tenía la medida justa. Cuando ésta Madrina se casó se llevó con ella sus muñecas. En ese momento no me importó, con trece años yo no jugaba con muñecas, con trece años yo no jugaba. Durante mis Años Oscuros veía la muñeca cuando pasaba temporadas en su casa. Inexplicablemente, me hacía sentir nostalgia. Allí también la tenía en su habitación como elemento decorativo junto a su “hermana mayor” colgada de la pared.

COSAS QUE NO HAY QUE DECIRNOS



Participo en un foro de ayuda mutua para víctimas de abusos sexuales infantiles. Y entre otros hilos y sugerencias, encontré uno muy interesante donde los sobrevivientes descargan de alguna manera su frustración con algunas de las preguntas que (con intención o sin ella) les hace la gente al conocer su situación personal. Algunas son especialmente sangrantes. Yo me limitaré a contestar, en la medida de lo posible, las más habituales, siempre desde un punto de vista totalmente personal. Que puede estar equivocado.