DAÑOS COLATERALES



Una de nuestras secuelas es la sensación de no valer nada, de ser un estorbo. Nos movemos por la vida intentando ser invisibles para que nadie se fije en nosotros. Es cierto que nos sentimos tan culpables de lo ocurrido, nos creemos tan autores de tan despreciables actos, que nos ocultamos, y escondemos nuestro pasado en la idea de que los demás, si descubrieran nuestro secreto nos repudiarían de inmediato. Pero no sólo intentamos desaparecer -en el más amplio sentido del término- porque al no aceptarnos pensamos que los demás no nos van a aceptar, también es porque nos sentimos inútiles y tenemos la certeza de que cualquier proyecto en el que se nos incluya, será un proyecto condenado irrefrenablemente al fracaso. Y eso incluye el trabajo, los amigos, las posibles parejas sentimentales o la familia que posteriormente a los abusos creas a tu alrededor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...