Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Revolución Fluorescente

Yo Sueño

UN AÑO EN EL AVERNO



La primera vez que escribí sobre mí misma fuera de mis diarios era Marzo del 2010, porque algo me convulsionó en el alma al leer una de las muchas historias que encontré en la red.
Me parece que ha pasado una eternidad, no puedo creer que haya transcurrido tan poco tiempo -no llega a dos años-. Porque apenas reconozco a la autora de ese texto:

"Soy víctima de malos tratos y abusos por parte de mi padre. No recuerdo cuando empezó, solo sé que los latigazos con el cinturón y las violaciones terminaron cuando yo tenia trece años. Pero no el dolor. Ese siguió atormentándome tiempo después, con relaciones violentas, masturbaciones compulsivas, drogas e intentos de suicidio.

CARTA ABIERTA A LA SOCIEDAD



Respetado político, estimada prensa, querida sociedad:

Me dirijo a ustedes con intención de explicar una situación anómala que viene aconteciendo desde la noche de los tiempos, pero que hasta ahora no hemos sido capaces de reconocer como un problema. Un problema muy grave. Hablo de los Abusos Sexuales Infantiles.

A veces creo que el mundo entero vive dentro de una cueva oscura, y sólo unos pocos nos atrevemos a ver la realidad. Porque parece que todo el mundo se empeña en mantener los ojos cerrados. Como si no desearan mirar por si mismos una realidad que se esconde detrás de las puertas, dentro de las camas, en los dormitorios infantiles, en el fondo de los armarios, enterrado bajo tierra, como los muertos.

EL CIRCO DE LA MARIPOSA






El vídeo dura 20 minutos, pero merece la pena.


Habla de una historia de superación. Habla de que en muchas ocasiones, nosotros mismos nos ponemos los límites. Y habla sobre todo de percepción. De la imagen que tenemos de nosotros, de la que proyectamos a los demás, de la que lo demás nos devuelven.

YO SUEÑO



Yo sueño con poder hablar con mi pareja de mis abusos sin interrupciones, sin sentirme avergonzada. Sin tener la sensación de que mi pareja esta incómoda con la conversación, de que se lo toma como un trámite desagradable con el que tiene que vivir, como aguantar el comentario del vecino sobre el tiempo en el ascensor. Y sueño con que después del diálogo, donde le he podido explicar todo lo que me ocurre y porqué me ocurre, mi pareja sea capaz de tratarme y comprenderme por completo, sea capaz de leer mis señales sin ese gesto que sin querer, por décimas de segundo, refleja la incomodidad del momento. Sueño con que ha sido mi imaginación la que me ha hecho pensar que a mi pareja le fastidia el tema de mis abusos.

Yo sueño con dormir sin pesadillas, con acostarme por las noches sin tener que confiar en la suerte de que esa noche pueda dormir y descansar sin sueños perturbadores. Sueño con levantarme animada y con energías para afrontar un nuevo reto.

Yo sueño con sentirme bien en mi cuerpo, con mirarme a un espejo y no sentirme un monstruo, con salir de compras y ver en los escaparates la ropa que me gusta, y probármela y sentirme preciosa. Sueño con estar entre la gente y sentir que todos opinan lo bien que me ven y lo mucho que me cuido, sin el temor a que existan intenciones ocultas.

Yo sueño con Salir de mi casa sin sentirme extraña, desarropada, sin desear que el mundo se detuviera para que nadie pueda verme, sueño con salir y poder hablar con los vecinos o los amigos sin sentir que me miran de forma distinta, porque soy un bicho raro. Sueño con hablar en público y sentir que todos entienden mis palabras, aunque no compartan mi opinión, que están llenas de lógica y razonamiento.

Yo sueño con ser la vecina del piso de abajo, con ser la chica del anuncio, sueño con no ser yo, que no pude terminar ni el bachiller. Sueño con ser la mujer de éxito que están entrevistando en la tele, que ha conseguido de la nada ser todo un ejemplo a base de esfuerzo y tesón, con una capacidad de trabajo e inteligencia diga de elogio.

Yo sueño con que a la gente y a mí nos gusta quien soy y como soy. Sueño con decir al mundo que he sido víctima de abusos, pero que forma parte de mi pasado y nadie me juzga por ello. Ni siquiera yo.



"Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando."

Martin Luther King, Jr. (1929-1968) pastor de la iglesia y activista de los derechos civiles.