LA SOLEDAD DEL GUERRERO

En estos días, una amiga de mi red de seguridad, compañera del foro de ayuda donde participo y por lo tanto superviviente como yo, nos relató con gran detalle en el GAM su asistencia a unos Talleres de Teatro Terapéutico. Unos talleres recomendados para crecimiento personal y que pueden ser empleados como complemento en diversas terapias psicológicas. Lo genial de esos talleres es el anonimato de los participantes que no se conocen previamente. Porque eso de alguna manera te ayuda. No se te juzga, no hay balances, ni conexiones mas allá del momento. Mi amiga nos explicó varios ejercicios que realizaron donde destacó la gran comunicación no verbal que hubo allí, y sobre todo, el reencuentro con su “yo” interior, con aquella niña herida en su infancia y como la mostró, sin disfraces, ante los demás que participaban en la experiencia. Es como si la Madre Tierra los hubiera conectado comunitariamente desde lo mas primitivo del ser humano. Sin cargas, sin historia, sin pasado, sin mochilas. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...