OBLIGACIONES

Me he acostumbrado a editar todos los sábados un entrada en este blog.

Al principio lo hice para "obligarme" a mí misma a mantenerlo abierto. Tenía tanto miedo a arrepentirme, a abandonar el proyecto como tantas otras cosas que he dejado por el camino, que me marqué el objetivo de escribir para no pasar ni una semana sin editar una entrada.

La mayoría de lo que habéis leido hasta ahora, lleva escrito meses y años. Tan sólo he reescrito algunas partes para adaptarlo al blog.

La tecnología y yo no somos buenas amigas. Llegué tarde al enorme cambio que ha supuesto internet, y ahora estoy aprendiendo a moverme por aquí a marchas forzadas. (con mucha ayuda, por cierto) Y por supuesto, yo soy mas cabezota que las nuevas tecnologias y otro de mis objetivos está siendo aprender a moverme por aquí sin naufragar ni ahogarme.



Pero como todos los trastos, mi viejo ordenador ha tenido un "catarro". Le ha entrado un virus, y llevo varios días sin él. La torpe de mí no tuve la precaucion de asegurarme de que lo escrito en el ordenador estuviera correctamente guardado en un soporte externo adecuado, y me temo que las seis o siete entradas que tenia en el "horno" para editar se han perdido.

No me preocupa excesivamente. (Bueno, si. La verdad es que me he disgustado mucho) pero como los cuadernos siguen ahí, y parte de ellos sí esta guardado en CDs, pues tendré que volver a escribir las entradas. lo que me puede llevar algunas semanas. Dependiendo del tiempo que tarde en recuperar mi ordenador.

Como no quiero perder la costumbre, ( ya sabéis, marcar objetivos) me he decidido a "improvisar un poco" explicando que estaré un poco ausente una temporada, pero que intentaré no dejar de escribir aquí como me marqué como obligación.

Hoy os quiero dejar un cuento de J. Bucay que encontré por la red, que me impactó mucho la primera vez que lo leí. Muchos ya lo conoceis:


EL ELEFANTE ENCADENADO
Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales.

También a mí como a otros, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacia despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal...pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco ó seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes, pregunte entonces alguien me explico que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -si esta amaestrado ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... 

Hace algunos años descubrí que por suerte para mi alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante de circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. 

Cerré los ojos y me imagine al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujo, tiro y sudo tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal acepto su impotencia y se resigno a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás...jamás...intento poner a prueba su fuerza otra vez....

Todos somos un poco ese elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas”no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez, probamos y no pudimos. Hicimos, entonces, lo del elefante: grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO...NO PUEDO Y NUNCA PODRÉ.

Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar. Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas ó miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma: NO PUEDO Y NUNCA PODRE.

Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón.... TODO TU CORAZÓN."

J. Bucay.


Espero que os haya parecido tan revelador como a mí. Hay muchas lecturas, enlaces y músicas que me han inspirado y me han rescatado de alguna manera a lo largo de mi vida, y si a mi me ayudaron, sería egoista no compartirlo también con vosotros. Aprovecharé este descanso obligatorio de mis propios pensamientos para mostrároslo.


" Debo por que puedo. "

Emmanuel Kant (1724 - 1804) Filósofo alemán

PD. No es mi ordenador, y este no tiene corrector, Pedonad las faltas.




8 comentarios:

  1. Me agrada eso de seguir un objetivo, creo que somos much@s en elclub de proyectos inconclusos :(.

    Ya habías compartido este escrito antes XD y de nuevo puedo decir que me gusta.

    Me parece genial compartir otras cosas, yo llevo días intentando poner una barra de video en mi sitio y después de quebrarme la cabezota miles de veces ¡por fín pude hacerlo XD!. No hay entrada el día hoy (por lo menos hasta ahora) pero ya hay música - al final de la página - mi galeria de imagenes ya no está tan solita, date un paseo por ahi si gustas :)
    Besos, y que el trasto regrese sin más complicaciones

    ResponderEliminar
  2. Me encanta q hayas decidido improvisar con este maravilloso cuento...
    Un Angelillo me hizo descubrir los cuentos de J. Bucay, y éste es uno de mis favorito ;)
    Lo tengo guardado en mis notas, entre otras cosas, por qué me parecío uno de esos cuentos q debemos releer de vez en cuando para tenerlos presentes.
    Gracias!!!

    BELLA

    ResponderEliminar
  3. Ya conocia este cuento, y me encantaba, pero de alguna manera nunca eché mano de el en mi provecho. Hoy nos has recordado que nunca debemos dar por echo nada, ni decir "no puedo", que hay que ser constante. Quiza hoy no podamos, pero como el elefante, mañana seamos mas grandes y fuertes en espiritu.

    Un besote e inyecciones de animo para ese disgustillo :)

    ResponderEliminar
  4. Te extrañaba :)

    Qué cierto lo escrito, somos 'animalitos de costumbre'.
    Pasando a lo de los circos, no me gustan, por suerte aquí están prohibidos los animales en ellos. Así también los lugares donde hacen exibiciones con delfines.

    Muchos besitos, abrazos, te espero siempre ♥

    ResponderEliminar
  5. También es uno de los cuentos de Jorge Bucay que me he leido más ameno,todos debemos terlo presente para seguir en ésta lucha por difícil que sea,un abrazo Némesis,ahh y por cierto sigue obligándote porque me encanta leerte,gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gran cuento de Jorge Bucay, como la gran mayoría de los que tiene, te hace pensar y recapacitar...
    Este me lo invitó a leer una persona maravillosa, alguien que bien podría ser una Princesa... me hizo ver que si te propones algo, por muy difícil o complicado que parezca, lo puedes conseguir, tan solo hay que intentarlo cuantas veces haga falta...
    Intento aplicarme el cuento, sobretodo cuando mis ánimos desfallecen
    Gracias Némesis

    Un Ángel

    ResponderEliminar
  7. Suerte Némesis. Yo perdí absolutamente todo para siempre... libros que escribía desde que tenía ocho años incluso... Es una pena, pero bueno. Ahora he aprendido a no apegarme tanto a las cosas. Esperamos tu regreso pronto.
    Bonito cuento.
    Yo prefiero la frase de Nietzsche: Voluntad de poder. De hecho, la tengo hasta escrita en las paredes... ¡Cuántas veces me ha levantado esa frase!
    Un besito-

    ResponderEliminar
  8. para mi es una costumbre entrar a lu bog el dia lunes y leerte, el cuento que compartes yo solo lo habia escuchado, pero me hace mucho sentido eso de dejarse atar por cadenas que quisás ya no nos pueden detener, yo aqui sigo tratando de pelear con mis cadenas que me retienen y me dificultan avazar.

    Un abrazo muy grande.

    Victoria

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu legado en el Averno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...