"ESCRIBE SOBRE LO QUE CONOCES"

Me gusta leer desde muy niña. Creo que fue una forma de evasión, porque mis cuentos favoritos siempre eran muy fantásticos, con seres mitológicos, hadas, gnomos… y los clásicos que más me gustan son El Patito Feo y El Gato con Botas.

Ahora soy aficionada a las novelas de ficción. Pero a lo largo de mi vida he leído prácticamente todo lo que ha caído en mis manos, y he tenido la fortuna de que mi Madrina pertenece a una familia muy intelectual, interesada por la cultura, y he tenido a mi disposición una biblioteca muy completa en el hogar de mis padrinos.


Supongo que por afición también empecé a escribir desde muy niña. Ya en la época en la que todavía existían los abusos lo hacía. A veces escribía lo que sentía en ese momento, la mayoría de las veces era pequeños cuentos de brujas y dragones  o de dios, pero eran escritos muy caóticos, sin estructura ni lógica, y muy oscuros: hablaba sobre ser otra persona, o sobre venganza de seres superiores, o sobre la muerte de mi familia, o la mía… eran principalmente frases sueltas que no tenían sentido la mayoría de las veces.

Cuando intentaba relatar algo coherente, lo hacía refugiándome en la ficción, explorando mi imaginación. Escribía cuentos e historias de intriga, de miedo, de venganza… pero reconozco que nunca he sido buena escritora. En el colegio mis redacciones rozaban siempre el aprobado, cuando no suspendía por las enormes faltas de ortografía que cometo.

Un día cayó en mis manos un libro de la biblioteca de casa: Mujercitas, de la norteamericana Louise May Alcott, supongo que la mayoría conoceréis sus versiones cinematográficas. Uno de sus personajes, Jo, era una escritora aficionada, que le enseña sus escritos a un profesor alemán, y este le da un gran consejo: “escribe sobre lo que conoces”.

Así que probé a seguir el consejo y cuando la profesora de lenguaje nos envió a casa con la orden de hacer una redacción, decidí escribir sobre lo que conocía.

No recuerdo bien lo que escribí, pero sí que hablaba un poco de mi familia, y de las razones “oficiales” por las que yo estaba siendo criada por gente que no llevaba mis apellidos: por una simple cuestión económica.

Nada comprometedor, ningún trapo sucio salía a la luz. El relato era todo lo inocente que se podía esperar de alguien que jamás en su vida contaría a nadie la clase de monstruosidades que le hacían en su otra casa, la de sus padres.

La profesora me calificó el trabajo con un diez.

Creo que ha sido el único diez que he recibido en una asignatura de “letras”, porque siempre se me han dado mejor las ciencias y las matemáticas, y en esas asignaturas he recibido alguna que otra buena calificación.

Y creo que fue ese sobresaliente lo que me dio el pistoletazo de salida para que escribiese sobre mí. Me sentí tan bien escribiéndolo, tan “suelta”, me pareció tan fácil,  que sentí la necesidad de seguir y cada vez profundizaba mas, y de repente me venían a la cabeza recuerdos de hechos y sensaciones que tenía la imperiosa necesidad de sacar, de volcar sobre el papel, como había hecho anteriormente, pero de una forma totalmente nueva.

Cuando leo entrevistas a escritores famosos que presentan su nuevo libro, siempre hablan de un parto, de su nuevo “hijo”… como algo que enseñan con orgullo tras el esfuerzo realizado. Para mí no es un orgullo. No ha sido un parto, ha sido una diarrea.

Siempre digo que es como vomitar, porque es así como me siento cada vez que relato algún pasaje de mi pasado. Y de hecho, suele ser literal. Vomito al terminar de escribir, y me siento después mejor, como si hubiese sacado un demonio de dentro.

Pero durante años garabatear esas letras no me ha servido de mucho, porque lo guardaba en cuadernos viejos y desgastados que no volvía a leer, pero que no sé por qué razón tampoco tiraba a la basura. Y el Monstruo seguía ahí, minándome, desgastando mi mente y matándome poco a poco, hasta que resucité.

Lo cierto es que en este blog reflejo sobre todo esta última etapa. Porque es cuando he empezado a tener las cosas más claras. Mis escritos son menos caóticos, y empiezo a ver mi propia evolución. A demás de contar algunos pasajes de mi pasado, para que la gente se conciencie de lo que siente una víctima y el por qué de sus “manías”, me muestra los pequeños logros que consigo. Esta siendo una forma de conocerme.

Ahora leo mucho las viejas libretas. No quiero olvidar lo que sentía entonces. Me parece importante para poder valorar más mis avances y mi curación, para ver que no todo está perdido, que se puede salir.

De momento creo que es bastante. Poco a poco voy dando pasos para mejorar, y a pesar de las caídas, tengo la sensación de que incluso desde el suelo, sigo progresando, como si me hubiese subido a una de esas cintas de pasajeros de los aeropuertos, en las que aunque detengas el paso, sigues avanzando.

Ahora me dedico principalmente a leer historias parecidas a la mía. A leer y comprender las secuelas que producen los abusos. A releer los diarios que desde niña escribía para mí.

Y a escribir sobre lo que conozco.
                         

“A todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo y meditar sabiamente. "
Heráclito de Éfeso (540 AC-470 AC) Filósofo griego.

11 comentarios:

  1. Hola Némesis:

    Leyendo hoy tu entrada me has hecho pensar en lo dura que es la vida de una superviviente, y como el hecho de haber padecido abusos te va calando en las cosas mas simples para el resto de tu vida.

    Es terrible pensar que el consejo de "escribe sobre lo que conoces" nos ha llevado a ti a escribir este blog y a nosotros a leerlo. Los abusos son como una marca indeleble que nos ponen en todo, hasta en las cosas mas normales que puedas imaginar, como leer o escribir. Este es el diario de una víctima y se ve en cada uno de sus párrafos.
    Un beso-31

    ResponderEliminar
  2. Nuestra historia es muy parecida en cuanto a la escritura y la lectura, yo también me fugaba a mundos alternos plasmados en papel y también creaba los propios en cuanto tuve las herramientas, escribía historias de todo tipo, alguno que otro poema, muchas muchas cartas; pero a diferencia tuya yo no conservé nada (salvo un par de agendas - mi herramienta de control :s ), todo lo quemé. Escribí de nuevo y de nuevo se fue a la hoguera.
    Escribir mi blog también ha sido un camino de descubrimiento y reafirmación, surgió de mi deseo de gritar de alguna manera al viento lo que siento, lo que pienso, lo que deseo; de la necesidad de dar cauce a esa energía.
    "Ahora me dedico principalmente a leer historias parecidas a la mía. A leer y comprender las secuelas que producen los abusos..." ( ;) )
    Aunque es muy facil ahora "desaparecer" lo que escribo, me he frenado; antes lo hacía para disipar mi dolor, para evitar que alguien encontrara "mi sucia historia" sin embargo ya con con los años he aprendido que mi historia no es sucia y para sanar este dolor una de las cosas que tengo que hacer es hablarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que escribir es una especie de terapia, aunque te haga rebobinar tus antiguas pesadillas, refrescar una memoria que quisiera secarse...
    Pero por lo que dices te va bien, y eso es lo que importa!!!! sigue escribiendo de lo que conoces, porque te ayudas a ti y ayudas a muchas otras victimas, aún quizá sin tú saberlo...
    Un abrazo!!!

    PD. La anterior entrada soy incapaz de comentarla, aún ahora no me salen las palabras... solo te puedo seguir dando ánimos.

    Un Ángel

    ResponderEliminar
  4. Qué común es exorcizar nuestros demonios con la escritura. A mí el "escribe sobre lo que conoces" me llevó a dejar de escribir, porque lo que conocía era muy poco y demasiado oscuro para querer rememorarlo. Siempre he usado la escritura y la lectura para evadirme de mi vida real, así que no tenía mucho sentido escribir sobre cosas y sentimientos que no quería tener. Leer tu blog me da una nueva perspectiva.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me choco desde el primer momento, y me sigue chocando, que escribes muy bien. Tienes un caracter muy fuerte, muy transparente, sutil. Que escribas cuatro por trapo no importa, la dislexia y esas cosas, digo yo. Tienes ese don de llevarte al lector sin que se de cuenta. De hacer la lectura llevadera, interesante. Especialmente en estos tiempos de MacTodo - MacMusica, MacEscritura, MacFotos - que todo ha de ser tan corto y rapido, cuando te leo me olvido del tiempo y se me llevan tus escritos. No es un halago, es verdad. Si un escrito te marea o aburre o atraganta a las pocas frases lo dejas. Contigo me pasa lo contrario.

    A mi en la adolescencia me dio por escribir novelas alucinantes. La que mas me gustaba llego a tener 1500 paginas o asi y no llegue a terminarla. Y me sentia mal por eso que dices: escribe lo que conoces. Me sentia mas pobre... si no conozco nada! (Pensaba...) Revisitando aquella novela, la verdad es que no estaba nada mal. Siempre he envidiado a los escritores, es como si hubiesen vivido tanto y pudieran contar tantas cosas. Creo que por eso al final lo que mas me ha tirado ha sido siempre la musica y el dibujo - cosas que ocurren en el momento y no me dejan parar el tiempo, sino que tienen que fluir tal cual ocurren.

    Como lector tuyo, te digo que cada vez que escribes algo voy pitando a leerlo y me encantaria que algun dia escribises algun cuento o un libro o algo.

    ResponderEliminar
  6. "Writing is the translation of a text we already carry within us."

    --Simone Weil

    ResponderEliminar
  7. Hola Nemesis, sigo tu blog desde hace un tiempo, poniendome al dia poco a poco en las primeras publicaciones, y ayer escuche tu entrevista para "Soltando Lastre"... Quiero decirte, que escuchandote, me sentí tan comprendida y tan identificada, que aun doloroso, es un rayin de luz a nuestra situacion. Gracias a gente como tu, que se abre a los que aun estamos empezando a comprender, el camino se hace un poquito mas facil...

    He decidido seguir vuestro ejemplo, y experimentar con un blog, porque al igual,tambien solia llenar folios y folios de letras sin sentido, pero yo, como Pandora, los quemaba, pensando que con ello se quemaria todo. Ahora pienso, que fué una forma distinta de silencio... A ver que sale de esta...
    Un saludo y mucho animo a todos

    ResponderEliminar
  8. Escribir y leer...
    Leer y escribir...

    ¿Cómo decirlo?

    A pesar de que me ha seguido gustando escribir... A pesar de un "incidente" que me pasó de niña... Ya se los compartiré... a pesar de "eso" me sigue gustando escribir, escribir y leer!

    Gracias por tus líneas que me "detienen" y me acompañan y me llevan de la mano a "rememorar ciertos recuerdos"
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Tesoro escribes muy bien!

    Mis cuadernos de adolescente, diario íntimo, los tiré a la basura, mi madre los leyó sin mi permiso, recibí semejante paliza. Solo han quedado algunos de poemas, me gustaba recorrer las librerías y copiar.

    Son todas muy valientes en contar sus historias, tantas personas se verán reflejadas en esas palabras...hay que escribir sobre lo que se conoce, sí, por eso cuando leo algunos comentarios -no en tu blog- me pregunto ¿cómo se puede estar tan desinformad@?

    Abrazos sanadores, besitos!

    ResponderEliminar
  10. Hola,te mando un abrazo,sabes..creía que estaba en esta lucha sola y que era diferente o rara...al conocer lugares como este me enternecí porque me sentí identificada y comprendida...y gracias a personas como tu me animé a expresarme..solo puedo decirte que no se está solo y gracias..

    ResponderEliminar
  11. Precisamente ayer encontré un diario mío de joven. Yo ahora voy a comenzar a leerlo. También estoy haciendo otro. Suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu legado en el Averno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...