REGALOS OCULTOS

Mi amiga Pandora hizo hace unos meses en su blog una serie de entradas que hablaban de las secuelas. Recuerdo haberla felicitado por la idea y prometerle que no se la copiaría. Pero no he podido resistir la tentación. Espero que me perdone. Prometo no volver a hacerlo. ;)

Supongo que en el fondo todo este blog habla de secuelas. Cuento un poco de mi historia personal, pero siempre relacionado con la repercusión que los abusos han tenido en mí. Con mis propias secuelas. Regalos envenenados que me dejó mi padre.

Ciertas secuelas sé que durarán toda mi vida. Otras las he padecido en alguna etapa concreta o he conseguido superarlas al darme cuenta de sus efectos. Otras empiezo a sufrirlas ahora.
La lista es enorme, podéis consultarla entre los link que hay a la derecha del texto: “las secuelas”

Quisiera hablar de algunas que me han llamado la atención, porque al empezar a recuperarme y leer la lista por primera vez, estaba convencida de no haberlas experimentado nunca. No necesito decir que el resto las sufro o he sufrido en algún momento de mi vida.

"ESCRIBE SOBRE LO QUE CONOCES"

Me gusta leer desde muy niña. Creo que fue una forma de evasión, porque mis cuentos favoritos siempre eran muy fantásticos, con seres mitológicos, hadas, gnomos… y los clásicos que más me gustan son El Patito Feo y El Gato con Botas.

Ahora soy aficionada a las novelas de ficción. Pero a lo largo de mi vida he leído prácticamente todo lo que ha caído en mis manos, y he tenido la fortuna de que mi Madrina pertenece a una familia muy intelectual, interesada por la cultura, y he tenido a mi disposición una biblioteca muy completa en el hogar de mis padrinos.

MIEDO

Mañana hará dos años que murió mi padre.

Algunas personas me preguntan si este hecho me ha “liberado” de alguna manera. Desgraciadamente, no.

Mi padre siempre me inspiró miedo. Aparte de las secuelas que me dejó el recuerdo de sus abusos, a las que suelo denominar como mi Monstruo, el recuerdo de él como persona, me sigue inspirando terror. Su sola presencia o su evocación me han cohibido toda mi vida, provocándome situaciones incalificables.

Era el 22 de diciembre de 1979. Lo recuerdo porque retrasmitían la lotería de navidad.

COSAS QUE NUNCA TE DIJE CUANDO ESTABA MUERTA

Un día que entré en Internet, leí un artículo de Carmen Posadas. Hablaba de un síndrome, no recuerdo su nombre, era algo así como “la tiranía del débil” pero sí recuerdo bien como describía su sintomatología, porque copié y pegué algunos párrafos para mi diario personal, mucho antes de decidir convertirlo en un blog. Siento no haber guardado el link, espero que su autora me lo sepa disculpar:

 “…Existen muchas personas que ejercen ese tipo de tiranía. Personas que con razón o sin ella hacen que uno se sienta fatal. Gente que sabe qué fibra tocar para conseguir de los demás lo que se ha propuesto. Se trata con frecuencia de personas que no han tenido suerte, que no cuentan con muchos amigos, que están solas y que haciendo alusión a su situación, utiliza el arma más infalible que un débil tiene contra sus semejantes: hacerles sentir culpables…”

Toda la  familia sabe utilizar esa tiranía con maestría, pero la verdadera experta en ese chantaje emocional eres tú, mamá. Pequeñita y con aspecto frágil, siempre has inspirado la ternura y la lástima de la gente.

MENSAJES EN LA BOTELLA

Siempre me parecieron muy poéticas las historias de gente que tiraba una botella al mar con un mensaje dentro y que meses o años después reaparecía al otro lado del mundo.

Supongo que habrá mucho de leyenda urbana en esos relatos, pero es curioso cómo me recuerda a las señales que a veces envía la mente a través de nuestro cuerpo. Mensajes cifrados lanzados al agua a la espera de que alguien reciba la misiva, casi siempre una llamada de socorro, y solo a la espera de que mi cuerpo, (la botella), no se rompa y que mi mente, (el mensaje), no se pierda.

Nuestro cuerpo nos habla y nos cuenta las secuelas físicas y psíquicas que un gran daño puede hacernos. Y en mi caso tiene mucho que decir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...