APRENDIENDO OTRA VEZ

Hace cinco años que me regalaron este ordenador desde el que escribo.
Es viejo, de segunda mano, y tiene menos memoria que un pez, pero es mío.

La primera vez que me senté ante él no sabía ni como se encendía. Mi hijo tuvo que hacerlo por mí, y enseñarme lo más básico de su funcionamiento.

Al principio ni siquiera teníamos conexión a internet. Pero no lo echaba de menos, me costó varios meses hacerme con el manejo de las distintas funciones, de los “botones” y de las carpetas de archivos, como para además navegar por la red.


Lo primero que descubrí fue que podía tener mi propia cuenta privada, con mi contraseña, en la que podría guardar todos los pensamientos que a lo largo de los años había escrito en varios diarios, de los que nadie jamás conoció su existencia.
Parte de ellos son este blog.

Dos años más tarde nos conectamos a internet. Y ha sido el mayor descubrimiento de mi vida.

Ahora puedo ver el mundo desde la ventana del ordenador, y poco a poco me voy haciendo con esta tela de araña en la que, si te dejas, puedes empezar por ver los resultados del futbol y terminar leyendo a Kafka.

Me encanta conocer y descubrir cosas. Leer los pensamientos de otros y compartir los míos. Es como volver al colegio, y descubrir cómo se hace el color verde mezclando el azul y el amarillo.

Pero también me he dado cuenta de que en realidad, a pesar de que siempre he “presumido” que la vida me ha enseñado todo lo que me podía ofrecer, en muchos aspectos aun soy una novata.

Hice amigos en algunos foros de internet. Son usuarios desde hace años de la red. Conocen trucos y páginas de todo tipo, alguno de ellos es moderador y administrador en un foro, y otro tiene varios blog personales además de haber sido fundador de otros foros. Por ello suelo preguntarles cosas relacionadas con el ordenador. 

La mayoría de la gente se sonrojaría con algunas de las preguntas que les hago, dada su simpleza, y para mí, que siempre creo que la gente se ríe de mí cuando hago preguntas de “críos”, es un valor añadido que mis amigos se armen de paciencia y me expliquen todo lo que les demando, con voluntad de hierro y siempre con la sensación de que lo hacen porque me valoran como amiga.

En una ocasión, uno de ellos me dijo que yo le encantaba, porque era como una niña en  mi entusiasmo al descubrir nuevas aplicaciones de internet, o del ordenador. Él no lo sabe, pero me hizo llorar.

Mi padre alteró mi proceso de aprendizaje. Me arrebató la capacidad de descubrir el mundo a través de mi infancia, con la inocencia de la niñez.

Muchas veces me pregunto que hubiera sido yo como persona si no hubieran existido los abusos.

Me he perdido un millón de experiencias que jamás podré recuperar. Y es doloroso saberlo. He desperdiciado un tiempo valioso de mi vida destrozándola, ignorando miles de cosas que ocurrían alrededor, fagocitando cada momento de manera absurda.

Y además he adoptado conceptos totalmente erróneos de muchas aptitudes de la vida, que ahora tengo que cambiar. Desaprender para aprender.

 “Vive deprisa, muere joven y deja un bonito cadáver.” Ese fue mi lema durante mucho tiempo. Y en este tiempo no me preocupe de mucho. Dejé los estudios y vivía aislada del mundo real. Apenas me enteraba de lo que ocurría alrededor de mí. Conocí la entrada de España en la Comunidad Económica Europea tres años después.

Quise estudiar solfeo. Jamás me apunté a la escuela de música. Quise mejorar mi nivel de inglés, apuntarme a una escuela de idiomas, o viajar al Reino unido o a Norteamérica… me había propuesto trabajar para pagarme todo eso… nunca me creí apta para los trabajos que conseguía. Nunca me sentí lo suficientemente lista para sacar los estudios adelante, así que, ¿para qué molestarme? Después de todo, Yo no servía para nada. Era más sencillo ser la chica del gánster. La reina del auto boicoteo.

Me duele mucho saber que no he tenido ni infancia, ni adolescencia, ni juventud. Y duele porque ya no hay vuelta atrás, es algo que jamás podré recuperar. Cuarenta años tirados a la basura.

Cuando era niña aun creía en mi propio futuro. Aún contestaba a esa pregunta que a todos nos hacen al menos una vez en la vida: ¿Qué quieres ser de mayor?

En una de mis etapas de la infancia, deseé hacerme piloto de aviación. Por mis circunstancias familiares tenía que viajar 4 ó 6 veces al año y muchas veces ese viaje lo realizaba en avión.

La primera vez que entré en una cabina tenía 5 ó 6 años. Como normalmente viajaba sola, bajo la tutela de la azafata de vuelo, el comandante dio permiso para que yo estuviese un ratito en la cabina de mando, cuando el piloto automático estaba activado, y me encantó la experiencia.

A lo largo de los años fui invitada varias veces a viajar en cabina y gracias a la amabilidad de la tripulación de a bordo, descubrí los primeros secretos de la aerodinámica y la física, así que en esas materias, en el colegio, siempre fui bastante bien. Al menos entendía las explicaciones de los maestros e incluso una profesora de B.U.P., que impartía física y química, me felicitó por mis trabajos y me dijo que se me daban bien las asignaturas de ciencias: Matemáticas, física, química, biología, naturaleza… nunca me lo creí del todo.

En circunstancias normales creo que hubiera sacado siempre buenas notas y quién sabe, tal vez hubiese hecho la carrera de medicina, o la de veterinaria, o biología, o una ingeniería.

Pero siempre he tenido la sensación de que había algo en mi mente que me lo impedía: Mi Monstruo.

Ha sido como vegetar encerrada en una habitación, sin poder descubrir cómo era la vida fuera de ella, sin haber conocido otra cosa que las paredes de tu cuarto, y además odiar ese habitáculo de tal manera que solo quieres desaparecer sin dejar rastro, como si nunca hubieses estado allí, como si el mundo acabara por preguntarse, ¿pero existió de verdad?

Por eso escribo aquí. Es otra manera de recuperar a esa niña perdida, y enseñarle lo que hay fuera de la habitación.

Una niña que está empezando a descubrir el mundo, otro mundo, y con un miedo enorme a participar en él, pero que no quiere morir sola en la oscuridad.

Alguien dijo alguna vez que las víctimas de abusos infantiles vivimos “muertos”, y es verdad. En muchos aspectos estamos muertos, o en coma. Es la hora de despertar.

Es hora de aprender.

Gracias V, N, J, L, A… y todos aquellos que, tal vez sin saberlo, habéis aportado luz a la mente de esta pequeña. Gracias por vuestra paciencia con esta torpe alumna. No imagináis la enorme ayuda que estáis siendo para mí.


“Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender. "
René Descartes (1596-1650) Filósofo y matemático francés.

16 comentarios:

  1. Nunca es tarde.

    Si algo he aprendido, es que nadie hará las cosas por mí, pueden aconsejarme o indicarme, pero jamás harán las cosas por mí.

    Como sabes, yo también dejé mis estudios, todas mis amigas están a punto de terminar la carrera, otras, ya lo han hecho, y yo sin embargo, aún estoy con el bachiller, lo digo, porque me anoté a un curso a distancia, y cuando voy a las tutorias, me orgullece ver a un matrimonio bastante mayor (él 86 y ella 75) cuando les pregunté que es lo que hacian allí, me respondieron que nunca era tarde para avanzar en la vida.

    Siempre voy medio enfadada, pero él que justamente comparte más clases conmigo, cuando lo veo con el bastón, la boina y el maletín, me hace sonrerir, porque es un verdadero apoyo moral saber que no estoy haciendolo tan mal, que puede que mis amigas estén terminando, pero yo estoy abriendo un nuevo camino en mi vida llena de oscuridad hasta ahora.

    Mil besos nena, me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez me has hecho llorar...
    No sabes lo mucho que me identifico con tus palabras...
    Y creo que eso no lo he superado...

    Vivo encerrada en un castillo desde que era muy pequeña, un castillo que supuestamente se levantó para protegerme y ser feliz...
    Siempre tuve miedo de salir, creía que si lo que estaba dentro protegiéndome era así de malo, lo que estaba fuera sería peor, me encerré en mi misma negándome la oportunidad de vivir que me dieron porque tenía que sacrificarme, pero en el fondo lo que tenía era miedo, miedo de enfrentarme a lo desconocido, a no ser lo bastante buena y a defraudar a los demás...
    Con el tiempo me arrepentí, claro, y como Noélia quise apuntarme a algún curso que me permitiera estudiar y recuperar aquello que había perdido, la oportunidad de ser quien yo quisiera y no lo que querían los demás, pero a día de hoy, todavía no sé muy bién quién soy y que es lo que quiero hacer con mi vida...


    BELLA

    ResponderEliminar
  3. "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas" (Albert Einstein)

    Siempre habrá gente que sabrá más que uno y gente que sabrá menos, pero eso carece de la más mínima importancia. La cuestión es superarse a uno mismo, aunque sea en los pequeños detalles. Y sobre todo hay que querer hacerlo, como lo estás haciendo tú.

    Y jamás, jamás, ninguna pregunta "de crío" (no existen) va a provocar la risa de los demás; y si hay alguien que se ríe ése sí que va a demostrar su carencia de inteligencia y educación y por supuesto merecerá que no le dediques ni una mirada.

    A mí sinceramente no sé qué me gusta más, si aprender o enseñar (lo poco que sé).

    Gracias a ti, Némesis.

    ResponderEliminar
  4. "el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" (proverbio chino)

    Gracias por tu blog. Podría ser que ahora mismo, en este momento alguien que piensa que es el fin de su mundo pueda encontrar en tus palabras la esperanza que necesita.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias por pasarte por mi blog y por tus palabras.
    Creo que entiendo bastante bien cómo te sientes, esa sensación de haber desperdiciado gran parte de tu vida... yo sólo tengo 17 años, y ya me doy cuenta de todo el tiempo que he perdido y que nadie me a devolver, y me arrepiento. Pero no es tarde, ni para mi, ni para ti, ni para nadie. Mientras estemos vivas, mientras sigamos respirando, tenemos la oportunidad de aprovechar el tiempo y disfrutar lo que quede. Creo que no hay nada más triste que llegar a viejo y no haber hecho nada con tu vida, haber abandonado tus sueños, haberse rendido... entonces sí que nos arrepentiríamos.
    Ya nos hicieron demasiado daño como para seguir haciéndonoslo nosotras no crees? Ánimo, que todavía no es tarde :)
    Y a ver si me aplico yo también el cuento jeje.. Un abrazo ♥

    ResponderEliminar
  6. Hola Nemesis excelente tu entrada... ya esperaba leerte de nuevo...
    ...Yo no he estado "muy bien que digamos" pero este "asunto" avanza con cada minuto, con cada hora... sii Y UNO APRENDE...
    "uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos y uno aprende a construir sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es muy inseguro para los planes, y los futuros tienen una forma de caerse por la mitad.. Y después de un tiempo, uno aprende..." Palabras de JL Borges

    Aun hay mucho por aprender... "Creo"

    DARIA TODO LO QUE SE POR LA MITAD DE LO QUE IGNORO. R. Descartes

    Un sincero abrazo...
    Alma

    ResponderEliminar
  7. Hoy escribo sin barriga, es una doble sensación por un lado como duele leerte es como leer mis recuerdos y por otro lado que alegría es conocerte y compartir esto
    Eres grande, al menos para mí eres un espejito en el que verme reflejada los días en los que solo vive mi monstruo y nada de mí
    Al final han caido un par de lágrimas, son de dolor por lo vivido y de alegría por lo caminado, espero seguir agarrada a tu mano (tu blog) para avanzar
    Gracias
    K.

    ResponderEliminar
  8. Tus sensaciones de juventud en las que creías o te hacían creer que no valías para nada, son las mismas que yo experimenté en mi pasado, y hasta hace bien poco, y creo que hoy en día sigo teniendo dudas sobre mi capacidad...
    En una de mis crisis me preguntaba que haría en esta vida, sabiendo que todos y cada uno de nosotros tenemos un Don, o cierta facilidad en algún terreno creativo, pero yo nunca encontré mi sitio. Hubo un tiempo en el que creí saber mi lugar, pero por miedo a no estar a la altura siempre acababa dando un paso atrás.
    Si tienes algo claro, ves a por ello Némesis, cultivar la mente no tiene fecha de caducidad, y cualquier edad es buena para reemprender ese camino que tanto miedo nos daba en el pasado.
    Nunca es tarde para despertar, si crees que es tu momento, no lo dejes pasar...

    Un Ángel

    ResponderEliminar
  9. Nemesis todo lo que cuentas, como te sientes por dentro es casi igual a mi vida. Una vida alterada y creyendo siempre por dentro que no soy igual a los demas, hay algo dentro de mi que nunca me ha dejado ser como realmente he querido. Es ese dolor lacerante , es el sentirse dañado por dentro , el haber sido utilizado para la satisfaccion de un mounstro, porque eso tambien fue mi padre para mi, un mounstro.
    Es como vivir una doble vida, una es la que mostramos y permitimos ver a los demas y otra la que vivimos por dentro, lo que nos hunde muchas veces sin remedio. Pero siempre salimos a flote aunque aveces parezca que ya no hay mas fuerzas dentro, siempre sentimos que nos lo debemos, nos debemos el luchar para ser felices.
    Preciosa me da mucho gusto haberte encontrado en este mundo tan grande, gracias por permitirme leerte y no sentirme tan sola, cuando nadie mas puede entenderme, dentro de mi mundo.
    Te dejo un fuerte abrazo, siempre hay que luchar para no dejar de tener sueños.

    ResponderEliminar
  10. Duele, porque parece tan lento, porque se anhela, pero esperanza porque es verdad: el sol sale, la noche pasa, el amanecer llega - a su tiempo, pero llega

    ResponderEliminar
  11. Debes aprender mientras dure tu ignorancia, es decir, mientras dure tu vida. SENECA

    ResponderEliminar
  12. Dicen que para gustos los colores, pero para mí, sin duda, esta es la entrada que más me ha gustado de las publicadas hasta ahora. No sabría decir por qué... tal vez porque es la menos triste, o tal vez porque en estas últimas palabras veo algo más de esperanza. Sinceramente espero y deseo que sea por lo segundo.

    Un saludo: el gamberro.

    Hasta de los más tontos podemos aprender algo.

    ResponderEliminar
  13. Me gustaría visitaras mis últimas entradas...

    ¿Podrías?

    :(

    ResponderEliminar
  14. Tu descubrimiento , es como nacer a una vida nueva, esta tiene también su "intrinculis" .
    El ser humano nunca termina de aprender, cada segundo algo puede escapar a nuestro punto de observación.
    El pasado nos marca que duda cabe Némesis, pero siempre tenemos un presente para construirnos un futuro.
    Un fuerte abrazo.
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  15. Gracias!
    Gracias por tus palabras!!

    Gracias de verdad!
    Es el porque del nombre de mi blog...
    A veces busco tanto en las palabras!!
    Busco y busco ... Gracias por dejar un comentario... Gracias por estar ahi, leyendome.

    :`(

    Un Saludo sincero!
    Alma

    ResponderEliminar
  16. Todos seguimos aprendiendo, Némesis, a cada paso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu legado en el Averno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...